domingo, 28 de agosto de 2016

CENSURA


Arrebato inesperado de tu arte de amar
tu gloria grita libertad momentánea
tu astucia ingiere el veneno del placer
ni tú, ni yo sabemos querer.

Osadía de tu censura
obstaculizas ese cariño modesto
mientes a mi delirio
al final creo en tu glosa.

Profeta de tu amor bajo cuatro llaves
cauteloso, un dilema ético
censura, te amo,
al sentir temor hacia mi persona.


Corazón confundido,
inestable, inquieto y pasajero
huyes del sentimiento
te refugias en el olvido.

Condenas el albedrío de tu llanto
rompes esquemas con tu frialdad
 murmullas en silencio, tu sentencia,
un amor incomprendido.

                                    ÁNGEL CAÍDO


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada