viernes, 6 de junio de 2014

DESINTERESADA


No interesa el tiempo que transcurra bajo tu ventana,
la necesidad de amar está impregnada en una roca,
tan vacía e infantil, tan rara e ilógica,
no se trata de odiar sino de vacilar.

Una, dos, tres ...
mujeres al desvío y una que revienta en celos,
esa mujer que no demuestra sus sentimientos
al decir un "no te quiero" o un " te odio",
para hacer sentir mal al ser amado.

Anda, anda, disfruta de lo poco que te queda,
los pocos años de juventud que no te sobra,
al tratar de encontrar placer pasajera, caes,
tiemblas, mueres, te revuelcas en repetidas situaciones.

Yo hago lo mismo, yo no deseo morir junto a ti,
yo no deseo amarte, yo no deseo tu brujería
menos deseo tu coquetería. Simple, rechacé
a esos juegos estúpidos de tu acontecer.

Tu orgullo inválido y embustero,
tu niñería descuadrada sin arreglo,
tu sobredosis que huele a mierda
y tu aliento a moribundo en pelea.


Sí, amor. He enloquecido, estas
palabras salen de lo que siento
y no niego que aún "te quiero",
raro sentimiento a embrujo.

Solo sé que este desprecio
también es un esquema nuevo al pensamiento,
tratando de volverme la bestia de la historia,
esa que tú siempre la llamabas con ironía y burla.

Aquí esta tu vencedor de peleas
y tu marinero de siete mares en cubierta,
no desistas en besar mis humildes labios
que a través del tiempo podrías arrepentirte, desinteresada.


                                                                                                              ÁNGEL CAÍDO

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada