viernes, 30 de mayo de 2014

TRANQUILO, TE ESPERO ...


Siento pasar el viento, tan liviano y sereno,
prendo un cigarrillo y agarro la libreta,
lo primero que escribo es tu nombre
al sentir que la vida pasa sin remedio.

Deseo que mis ganas no fallezcan
y que mi aliento continue en la pelea,
de luchar por ese amor intenso,
de tus pupilas lejanas a mi ser.

El escritor se pone nostálgico,
una figura repetida en mi capítulo,
con el tiempo lograste bendecir
mi corazón embustero con tu noble beso.


Soy el anormal que intenta seducirte,
soy el culpable que gritas sin piedad
el aniquilador de tus cuentos,
la bestia que no sabe razonar.

Amor, si supieras cuánto te pienso,
todo sería diferente al demotrarte
que no soy el malo de la novela
y no niego que tuve temor.

Tus besos lograron que mi corazón palpitara,
olvidando el tiempo, el futuro y mis dudas,
empiezo a sentir un nuevo sentimiento
que ameniza mi tranquilidad al observarte.

Poemas, relatos, líneas, versos
entre otras cosa, te venero
y espero volver a verte para apreciarte
ante la esencia del atardecer.



                                                                                         ÁNGEL CAÍDO






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada